lunes, 18 de julio de 2011

Guía de lugares inexistentes, de José María Paz Gago en Faro de Vigo

Reseña de Guía de lugares inexistentes, de José María Paz Gago (Pigmalión, 2011) en Faro de Vigo. Extraído de:

Gago: "La gente no contempla, fotografía"

José María Paz Gago es catedrático de Literatura Comparada por la Universidad de A Coruña y por la Universidad de Paris 3-Sorbonne Nouvelle. Durante la jornada de ayer, se presentó en Celanova su último poemario, "Guía de lugares inexistentes", que ya tuvo su primera exhibición en Francia y A Coruña. Ahora le ha llegado el turno a Celanova: un lugar de inspiración. La obra constituye un viaje subjetivo y personal, alejado de la "objetividad" de una guía turística típica. Desde Celanova, hasta Cartagena de Indias, pasando por París, Gago realiza una intensa aventura.

EIRE VALCÁRCEL - OURENSE Un viaje a la pasión, el objetivo de cualquier travesía. Así define José María Paz Gago su último libro: "Guía de lugares inexistentes". Una obra que comienza con la que quizás sea la ciudad más bella del mundo: París.

Durante la jornada de ayer, tuvo lugar en Celanova (en concreto en la "Horta da Casa dos Poetas"), la presentación de la obra, un libro que ya ha sido descubierto en la capital francesa y también en A Coruña. A ella acudió su editor, Basilio Rodríguez Cañada; la escritora María Canosa; el periodista Gabriel Lorriaga; el alcalde de Celanova, Antonio Mouriño; y por supuesto, José María Paz Gago.

Debido al éxito del poemario "Manual para enamorar princesas", obra traducida al macedonio, árabe, francés, rumano y letón; la experiencia se ha trasladado a "Guía de lugares inexistentes", traducida ya al francés, y cuya escrita en árabe se está preparando.

El también poemario "Guía de lugares inexistentes" nos ofrece una visión personal de algunas de las ciudades y lugares que marcaron al autor.

Su primer capítulo, titulado "Ceci n´est pas Paris", aludiendo al cuadro del pintor surrealista belga Magritte, "Ceci n´est pas une pipe"; está dedicado a la capital francesa. Pero Gago quiere resaltar, en primer lugar, que "para mí París no es el París de la Tour Eiffel y de los turistas, para mí París es el París bohemio, el de los escritores, el de los pintores impresionistas o el de los pintores simbolistas". El autor quiere reivindicar mediante este homenaje a la urbe, el barrio de Montparnasse, lugar donde él vivió. Sin duda, una visión nostálgica y poética.

Gago cita en ocasiones a Charles Baudelaire, el poeta enterrado en el cementerio de este distrito (el famoso Cementerio de Montparnasse), al igual que Jean Paul-Sartre o Simone de Beauvoir, todas ellas personalidades que han marcado la historia de Francia y del mundo. Por último, el catedrático explica que no es una descripción del "París de los enjambres", el París más turístico.

Otro de sus capítulos más importantes se centra en Cartagena de Indias, ciudad colombiana capital del Departamento de Bolívar: "Tanta belleza duele", así titula el autor este episodio. Para Gago, la urbe del caribe colombiano "representa la sensualidad, la belleza de los edificios, de las personas y del mar". Cartagena es una evocación a todos estos sentimientos.

Buenos Aires es, por otro lado, "la ciudad imposible", "inconmensurable e inmensa". La ciudad que acogió a Macedonio Fernández, considerado por Gago como el "antecedente de Borges o Cortázar". Sólo Fernández, "el escritor imposible", señala Gago, puede describir una ciudad como Buenos Aires.

El activismo cultural que caracterizó la capital argentina durante los años de la dictadura española es un factor que se añade al inmenso cariño que Gago le profesa a la ciudad. Buenos Aires es la metrópolis que permitió a Alfonso Rodríguez Castelao estrenar su obra "Os vellos non deben de namorarse", algo que no hubiera sido posible en España debido a la cruel censura franquista. Éste es sólo alguno de los motivos que Gago recuerda para confirmar su idea de que la capital argentina ha sido, a lo largo de los años, una ciudad muy literaria.

Bogotá o Barcelona son lugares que también tienen un hueco en la obra, siempre "plasmadas en gráficas descripciones oníricas, relampagueantes instantáneas o escenas cargadas de sensual plasticidad", tal como afirma el editor Cañada.

En lo que respecta a Galicia, cabe destacar cuatro lugares. El primero, y más importante, es sin duda, Celanova. El lugar donde el escritor vivió hasta que tenía 13 años. En este capítulo, el autor quiere destacar el poema "A casa dos poetas. Donde el mundo se llama Celanova", con el que se refiere a la villa ourensana, a la que Gago asegura que "debe su vocación de poeta".

A continuación, aparece A Coruña, ciudad en la que actualmente vive y donde también evoca la Coruña de los escritores: de Emilia Pardo Bazán o de Rosalía de Castro (residente durante una temporada en la ciudad fundada por Hércules, según la leyenda).

Pontedeume, municipio costero de A Coruña, es la siguiente parada que hace el autor en este recorrido por Galicia. La villa representa el lugar de veraneo, la nostalgia por esa época del año en la que el sol gana su partida a la luna.

Por último, debemos citar a Bastiagueiro y su famosa playa, en el ayuntamiento de Oleiros.

El editor del poemario, Basilio Rodríguez Cañada, afirma que la obra "Guía de lugares inexistentes" permanece "fiel a la ironía y al guiño humorístico". Gago explica que esta obra es menos irónica e humorística que su poemario anterior, "Manual para enamorar princesas". Pero, pese a esto, el catedrático confiesa que "le gusta la paradoja y el contraste". Cita así esa frase con la que él denomina el París más turístico: el París de los enjambres y reflexiona sobre el poder que las tecnologías han tenido en el ser humano. El escritor asegura que "la gente ya no contempla las cosas, tan sólo las fotografías".

Sin embargo, su libro, "Guía de lugares inexistentes" es sin duda alguna, un canto a la contemplación. Un recorrido por muchas de las ciudades y villas del mundo en las que sin duda debemos pararnos antes de morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario