lunes, 18 de julio de 2011

El campo de Bucéfalo, de José Manuel Otero Lastres en La Voz de Galicia

La Voz de Galicia anuncia la presentación de El campo de Bucéfalo, de José Manuel Otero Lastres, el 19 de julio de 2011, en Sargadelos. Artículo extraído de:

Otero Lastres presentará mañana en Sargadelos su nueva novela


El abogado, escritor y columnista de La Voz José Manuel Otero Lastres, un autor íntimamente vinculado a Ferrol, ciudad en la que pasó buena parte de su infancia, presentará mañana en la galería Sargadelos (20 horas, entradas libre y gratuita) su nuevo libro. Una novela que lleva por título El campo de Bucéfalo, y que llega a las librerías bajo el sello de la editorial Pigmalión.

En el acto el autor estará acompañado por el alcalde de Ferrol, José Manuel Rey Varela; por el catedrático de la Universidade da Coruña José María Paz Gago; por el crítico literario y profesor José Antonio Ponte Far, y por el editor Basilio Rodríguez Cañada, presidente del Pen Club de España.

La nueva novela de Otero Lastres entra de lleno en el territorio de lo que cabría calificar como «thriller legal», y en sus páginas caminan de la mano elementos propios del género negro con una lúcida visión de la realidad que va infinitamente más allá de los territorios de la ficción.

Otero Lastres es autor, entre otros libros, de Carta a Miguel y otros cuentos, Puentes de palabras y Las nubes pueden ser gemelas.


Guía de lugares inexistentes, de José María Paz Gago en Faro de Vigo

Reseña de Guía de lugares inexistentes, de José María Paz Gago (Pigmalión, 2011) en Faro de Vigo. Extraído de:

Gago: "La gente no contempla, fotografía"

José María Paz Gago es catedrático de Literatura Comparada por la Universidad de A Coruña y por la Universidad de Paris 3-Sorbonne Nouvelle. Durante la jornada de ayer, se presentó en Celanova su último poemario, "Guía de lugares inexistentes", que ya tuvo su primera exhibición en Francia y A Coruña. Ahora le ha llegado el turno a Celanova: un lugar de inspiración. La obra constituye un viaje subjetivo y personal, alejado de la "objetividad" de una guía turística típica. Desde Celanova, hasta Cartagena de Indias, pasando por París, Gago realiza una intensa aventura.

EIRE VALCÁRCEL - OURENSE Un viaje a la pasión, el objetivo de cualquier travesía. Así define José María Paz Gago su último libro: "Guía de lugares inexistentes". Una obra que comienza con la que quizás sea la ciudad más bella del mundo: París.

Durante la jornada de ayer, tuvo lugar en Celanova (en concreto en la "Horta da Casa dos Poetas"), la presentación de la obra, un libro que ya ha sido descubierto en la capital francesa y también en A Coruña. A ella acudió su editor, Basilio Rodríguez Cañada; la escritora María Canosa; el periodista Gabriel Lorriaga; el alcalde de Celanova, Antonio Mouriño; y por supuesto, José María Paz Gago.

Debido al éxito del poemario "Manual para enamorar princesas", obra traducida al macedonio, árabe, francés, rumano y letón; la experiencia se ha trasladado a "Guía de lugares inexistentes", traducida ya al francés, y cuya escrita en árabe se está preparando.

El también poemario "Guía de lugares inexistentes" nos ofrece una visión personal de algunas de las ciudades y lugares que marcaron al autor.

Su primer capítulo, titulado "Ceci n´est pas Paris", aludiendo al cuadro del pintor surrealista belga Magritte, "Ceci n´est pas une pipe"; está dedicado a la capital francesa. Pero Gago quiere resaltar, en primer lugar, que "para mí París no es el París de la Tour Eiffel y de los turistas, para mí París es el París bohemio, el de los escritores, el de los pintores impresionistas o el de los pintores simbolistas". El autor quiere reivindicar mediante este homenaje a la urbe, el barrio de Montparnasse, lugar donde él vivió. Sin duda, una visión nostálgica y poética.

Gago cita en ocasiones a Charles Baudelaire, el poeta enterrado en el cementerio de este distrito (el famoso Cementerio de Montparnasse), al igual que Jean Paul-Sartre o Simone de Beauvoir, todas ellas personalidades que han marcado la historia de Francia y del mundo. Por último, el catedrático explica que no es una descripción del "París de los enjambres", el París más turístico.

Otro de sus capítulos más importantes se centra en Cartagena de Indias, ciudad colombiana capital del Departamento de Bolívar: "Tanta belleza duele", así titula el autor este episodio. Para Gago, la urbe del caribe colombiano "representa la sensualidad, la belleza de los edificios, de las personas y del mar". Cartagena es una evocación a todos estos sentimientos.

Buenos Aires es, por otro lado, "la ciudad imposible", "inconmensurable e inmensa". La ciudad que acogió a Macedonio Fernández, considerado por Gago como el "antecedente de Borges o Cortázar". Sólo Fernández, "el escritor imposible", señala Gago, puede describir una ciudad como Buenos Aires.

El activismo cultural que caracterizó la capital argentina durante los años de la dictadura española es un factor que se añade al inmenso cariño que Gago le profesa a la ciudad. Buenos Aires es la metrópolis que permitió a Alfonso Rodríguez Castelao estrenar su obra "Os vellos non deben de namorarse", algo que no hubiera sido posible en España debido a la cruel censura franquista. Éste es sólo alguno de los motivos que Gago recuerda para confirmar su idea de que la capital argentina ha sido, a lo largo de los años, una ciudad muy literaria.

Bogotá o Barcelona son lugares que también tienen un hueco en la obra, siempre "plasmadas en gráficas descripciones oníricas, relampagueantes instantáneas o escenas cargadas de sensual plasticidad", tal como afirma el editor Cañada.

En lo que respecta a Galicia, cabe destacar cuatro lugares. El primero, y más importante, es sin duda, Celanova. El lugar donde el escritor vivió hasta que tenía 13 años. En este capítulo, el autor quiere destacar el poema "A casa dos poetas. Donde el mundo se llama Celanova", con el que se refiere a la villa ourensana, a la que Gago asegura que "debe su vocación de poeta".

A continuación, aparece A Coruña, ciudad en la que actualmente vive y donde también evoca la Coruña de los escritores: de Emilia Pardo Bazán o de Rosalía de Castro (residente durante una temporada en la ciudad fundada por Hércules, según la leyenda).

Pontedeume, municipio costero de A Coruña, es la siguiente parada que hace el autor en este recorrido por Galicia. La villa representa el lugar de veraneo, la nostalgia por esa época del año en la que el sol gana su partida a la luna.

Por último, debemos citar a Bastiagueiro y su famosa playa, en el ayuntamiento de Oleiros.

El editor del poemario, Basilio Rodríguez Cañada, afirma que la obra "Guía de lugares inexistentes" permanece "fiel a la ironía y al guiño humorístico". Gago explica que esta obra es menos irónica e humorística que su poemario anterior, "Manual para enamorar princesas". Pero, pese a esto, el catedrático confiesa que "le gusta la paradoja y el contraste". Cita así esa frase con la que él denomina el París más turístico: el París de los enjambres y reflexiona sobre el poder que las tecnologías han tenido en el ser humano. El escritor asegura que "la gente ya no contempla las cosas, tan sólo las fotografías".

Sin embargo, su libro, "Guía de lugares inexistentes" es sin duda alguna, un canto a la contemplación. Un recorrido por muchas de las ciudades y villas del mundo en las que sin duda debemos pararnos antes de morir.

Suma poética en El Imparcial

 


La poesía como forma de vida

Volver la vida transparente a través de la poesía, en una suerte de vértigo bienaventurado, constituye un valiente ejercicio en un momento en el que las letras enmascaran al yo. Cantar a lo hecho y asumir la propia existencia con la ayuda del verso genera nuevos e imprevistos territorios que nunca decrecen, más bien al contrario. En Suma poética (1983-2007) (Madrid, Pigmalión, 2011) se ve cumplida la vida, fase a fase, del pacense Basilio Rodríguez Cañada, fuerza viva de nuestro panorama cultural hispánico y hacedor de inolvidables encuentros, cuya voz poética explica nada menos que el origen del conocimiento por los sentidos.
Para la voz poética a cuya evolución asistimos en esta intensa antología, lo que no es sensible o traducible por los sentidos en términos de sensación es incognoscible. Rodríguez Cañada busca las fronteras del saber y las encuentra en la capacidad de sentir y de transformar espacios a través, fundamentalmente, de tres procesos de elaboración sensitiva: el de la imaginación, el de la memoria y el del amor y el erotismo (un solo territorio en la obra del autor de A la luz de las palabras). Parece que fuera de estos campos, todo es confuso, opinable y dudoso, y que la poesía viene precisamente a subrayar el compromiso con la exploración ética e ideológica y a clarificar la existencia de lo ambiguo: “La palabra interminable / buscó espacios abiertos, / ebria de angostas resonancias. / Atravesó mapas de cielos, / para dibujar los trazos de tu voz / en azulados silencios estelares.”
En la mayoría de su producción poética, la preocupación principal de Rodríguez Cañada descansa en la búsqueda de la belleza por medio de la palabra, siempre conciliadora y acreedora de eternidades: “En armoniosa conjunción / con el fluir de lo eterno, / te zambulles en mi realidad, incitándome / a abandonarlo todo para seguirte.” La osadía de plantear la capacidad generadora de una Galatea que alivie de la agresiva cotidianidad, esos “monótonos latidos de vida”, tan sólo con el poder del deseo, vertebra muchas de las composiciones y contagia al lector de la esperanza que tantas veces se le arrebata por una sociedad tecnológica que castiga la benéfica capacidad de ensoñación que poseen las humanidades: “puedes desear y alcanzarás cuanto desees, / puedes soñar y se harán realidad los sueños, / puedes amarme y hacerme enloquecer de amor. / Puedes creer y será cierto.” El fogoso arrebato poético del vate extremeño, de forma viral invade y reconforta y recuerda que el tránsito por esta vida es breve y que es un regalo que no debe malbaratarse bajo ningún concepto.
Aristóteles definió a la poesía como la imitación bella de la naturaleza y Platón la hacía consistir en el entusiasmo, comparando al poeta con las bacantes. Afortunadamente hay mucho de alma femenina lúbrica y ebria del gozo consciente de estar vivo en los libros poéticos de Rodríguez Cañada, al igual que de esa búsqueda de las formas de lo bello. Francis Bacon, el autor de El avance del conocimiento (que salió a la luz en 1605, año de la publicación del Quijote), buscaba a la poesía en la imaginación y decía de ella que imita a la Naturaleza, pero convocando a seres que no se hallan reunidos en ella. Ciertamente el ideal atraviesa la Suma poética, pero el poeta va más allá de las propuestas de Bacon y apuesta firme por cumplir con sus expectativas, no renunciando jamás al conformismo de la inacción, sino tomando un papel protagonista en las páginas de su existencia.
La poesía no depende como creen muchos del lenguaje ni del estilo, sino del fondo, está en la idea misma, en el modo de concebir y de sentir; su campo de acción es mucho mayor que el de la ciencia, porque el poeta puede llegar con su imaginación creadora a donde la ciencia no ha logrado alcanzar. Un hecho o una idea, ya sea real o irreal, puede entrar en el dominio de la poesía: basta que sea capaz de interesar a la imaginación y al sentimiento: sólo en donde exista belleza, aunque sea únicamente recuerdo del tiempo perdido o de lo que no nos atrevimos a hacer, podrá el poeta encontrar ocasión de celebrarla a través de los versos. Su objeto no es otro que el causar el placer puro de la belleza, algo que experimenta con plenitud el lector de esta Suma poética, aunque también instruye y arroja una visión ética del devenir humano, porque la verdad de la ética es inseparable de la verdadera belleza: “Queríamos adentrarnos / en un mundo irreal, / era necesario fabular para sentirnos vivos, / probar el miedo de las invenciones, (…)”.
La fuente diaria de la práctica, lo que algunos denominan la mundología, le sirvió a Locke para formular su teoría de la reflexión, a Hume la de la asociación y a Spencer la de la evolución, sin recurrir a la lírica, olvido frecuente de la filosofía si excluimos a los pensadores de la Antigua Grecia o a algunos contemporáneos como María Zambrano. Para Boileau la poesía debía ser más verdadera que la historia y que la ciencia misma, pues posee la verdad de la belleza; prescindir de ella ennegrece la existencia.
Quienes insisten en la absoluta inutilidad de la poesía para los fines inmediatos del vivir, indiferentes al canto de Erato, desconocen que si no hubiera ésta cantado ni inspirado a los poetas, su trabajo de laboriosa y ahorrativa hormiga se hubiera visto empañado por la melancolía y la abulia de un mundo en el que la sensibilidad creativa se considera cada vez más una debilidad. Pero esa experiencia que de tan pedestres colores viste la mayoría, también posee valor de conocimiento natural y de verdad para el poeta, que expresa un deseo, un anhelo que le haga regresar, a través de las segundas oportunidades, a los mejores tiempos del amor: “Los mozos se visten de paseo, / las pitarras contagian su alegría, / huele a besos de ventanas / y el camino se llena de estrellas. / Callado y paciente aguardo en el portal / tu regreso definitivo a mi vida.”
En su magna obra poética, Basilio Rodríguez Cañada, nos recuerda que la escritura y la vida vienen a ser lo mismo. El estío abre una ventana a la lectura reposada y reconfortante de esta sólida recopilación que al lector, en más de un sentido, le resultará extraordinariamente familiar… por la sencilla razón de que sus palabras se alimentan de la fuente de la misma vida.

Suma poética en Diariocrítico.com



Artículo de Fernando De Salas López, Doctor en Ciencias de la Información extraído de:

Basilio Rodríguez, es un hombre lleno de certezas que sostienen la totalidad de su fecunda vida poética condensada en el más de medio millar de páginas en su libro Suma Poética. No se trata de un poeta con una inquietud intelectual circunscrita a una dedicación monográfica. Viaja “Duc in Altum” (Mar adentro) y fija su atención en el amplio temario del amor, el desamor, la ilusión, la libertad, la fantasía, los sueños, la imaginación, las realidades, los  instintos, el poder, el silencio de la palabra, … que le impulsan a la firme adhesión de la mente hacia ellas, sin temor a errar.

 Ha construido en su libro un mensaje estético que dirige a los hombres y mujeres de hoy, especialmente a los jóvenes, a quienes envía una comunicación que los lectores serán los encargados de descifrar.

 El autor sabe que su poesía trata de convertirse en una fuente de goce estético e intelectual y que también transmite conocimientos sociales, históricos y humanos. Así como cumplir su función de evadir de la realidad concreta y cotidiana.

 Dotado de inspiración –esa cualidad origen de la creación poética– no deja de asomarse a los misterios del alma humana: el amor, la fugacidad de la vida, la religiosidad, fecundo venero para los creadores. En toda su obra muestra la pulsión poética del yo.

Basilio, conocedor de la historia de la poesía, sabe que Platón en su “Apología de Sócrates”, ya descubrió que la inspiración es el origen de la creación poética. Y también que la imitación de la realidad – la mimesis – es concepto fundamental para los griegos. Dio a conocer tres modalidades La poesía lírica, egocentrista, que por medio del yo expresa los sentimientos; la poesía dramática, a cargo de personajes distintos al yo; la poesía épica, en la que el yo se mezcla con otros personajes.

 No ignora que para los románticos la poesía puede ser una intensa inspiración estética de la persona que anhela la belleza que el arte contiene. Y asimismo, una búsqueda de la belleza absoluta.

 Conoce la opinión de que todo elemento puede ser materia poética, y cualquier signo lingüístico cabe en un poema. Y la existencia del verso libre, la prosa poética y el poema en prosa.

Como poeta actual, Basilio Rodríguez, escribe en libertad y nos muestra en el libro recuerdos de la adolescencia, viajes, ciudades, cartas de amor… Como buen poeta dedicó un soneto a la “palabra”, ese conjunto de sonidos articulados que expresan una idea, y que permiten al hombre la facultad de hablar. Lo titula “El silencio de la palabra”: El narrador de convirtió en palabra./ Cometió la torpeza de volar/ cuando no era la ocasión./ La palabra interminable/ buscó espacios abiertos,/ ebria de angostas resonancias./ Atravesó mapas de cielos,/ para dibujar los trozos de su voz,/ en azulados silencios estelares./ Y se perdió para siempre, / recogida en los ecos de la noche.

En un tiempo reciente (1995 – 2007) vuelve con el amor y los viajes, y da paso a la muerte. Concluye el libro con el determinismo.

Las visiones vanguardistas le permiten reflexionar como acreedor de eternidades, y sus fuentes de la memoria, cual manantial dulce, nos describe ciudades como París bajo la lluvia, –ciudad permanente inspiradora de poetas y cineastas– con  rasgos inéditos: “Tambores africanos junto al Sena”. En Trocadero se bailan los ritmos de la selva.

Basilio, medita sobre las personas mientras se mueven al compás de música tropical. Las danzas de la noche/ trasmiten el dolor/ de los que llegaron del Sur: / añoran lo que fueron, / carecen de presente. / Y  el dios de la fortuna/ naufragó con la patera. / Esperan encontrar/ lo que perdieron para siempre.

Viajero incansable ha transitado por los caminos del mundo para llegar a pueblos y ciudades.  También por los exteriores e interiores del hombre, para saber de sus sentimientos sociológicos y de interrelación. Y los íntimos, que afloran menos al exterior. Descubrir personalidades y futuros comportamientos.

Profundiza hasta la muerte como única y primera certeza del ser humano desde su nacimiento. La vida es un intervalo entre el ojo que se abre y el que se cierra. Invita a vivir intensamente cada instante.

Su mensaje final es el Determinismo. Las casualidades no existen. Nada ocurre por azar. Todo cuanto acontece está previamente diseñado. Las más extrañas circunstancias obedecen a las leyes inexorables de la lógica.

En un análisis valorativo de la actividad de Basilio Rodríguez como poeta transmisor de mensajes sociológicos, así como director de editorial Pigmalión, propulsora de la obra poética, el balance no puede ser más positivo por su contribución a la literatura en general y a la española en particular.

Lector, asómate a la Suma Poética de Basilio Rodríguez, gozarás con los cinco sentidos, conocerás mejor la intrínseca y complicada naturaleza humana, y sus distintas variables como experiencia amorosa. ¡Merece la pena!

Suma Poética en Diario News




Suma poética (1983-2007) es una obra de adquisición obligada para todos los amantes de la poesía. Basilio Rodríguez Cañada nos trasmite su sensibilidad y exquisito gusto para la poesía.

Suma Poética (1983-2007) fue presentado en sociedad el jueves 7 de julio de 2011 gracias a la colaboración de Cultura Kapital 2.0 y Pigmalión Edypro que organizaron un acto en el Teatro Kapital (C/. Atocha, 125, 28013 Madrid. Tel.: 91 420 29 06).

En dicha presentación participaron:

José Domingo, José María Paz Gago, José Alcalá-Zamora, Ángel Gómez Moreno, Ouka Leele, Andrés Aberasturi, Fernando de Orbaneja, Ramón Irigoyen, David Felipe Arranz, Antonino Nieto, Elena Hidalgo, Luis Pino, Julio Santiago, Miguel Losada, Sol de Diego, Marisol Esteban, David Coll, Emilio Ruiz Barrachina, José Ramón Trujillo, Luis Fanox "El Mecánico del Swing", Maribel Per,
... entre otros invitados especiales.

Sin duda alguna, la labor de Basilio Rodríguez Cañada como brillante gestor cultural, editor esmerado, hiperactivo urdidor de mil y una empresas culturales, animador de la vida universitaria madrileña, sus responsabilidades en instituciones literarias internacionales como el PEN Club y su actividad incesante como director de grandes o pequeños eventos, como conferenciante de verbo encendido y profesor de raza, nos habían hurtado una obra de creación poética amplia, profunda, multiforme, inspirada y, en no pocas ocasiones, deslumbrante.

En momentos tan mediáticos como estos que vivimos, en una época de excesivo autobombo, narcisismo propagandístico y de tantas y tantas vanidades literarias aplicadas con denuedo a vergonzosas estrategias autopublicitarias, Basilio se olvidaba de sí mismo, de su obra callada pero ingente y palpitante, en crecimiento sostenido pero ocultada intencionadamente, para entregarse a sus escritores, fuesen noveles o consagrados, desconocidos o célebres, olvidados o recordados por obra y gracia de sus entusiastas enseñas editoriales, de sus presentaciones estelares, de sus conversaciones animosas en ese despacho de Bravo Murillo, solemne pero sencillo, testigo de una buena parte de la historia literaria de los últimos veinte años en este país.

A lo largo de un cuarto de siglo, Basilio Rodríguez ha sabido construir y deconstruir una obra poética densa, extensa, intensa. Diversos temas en apariencia y un sólo tema central en realidad: la experiencia de la vida como experiencia amorosa, expresada con todas sus aristas y matices, como goce y como dolor, como seducción o como engaño. En El placer del texto, Roland Bartes invitaba al lector a penetrar en la obra como espacio amoroso de la juissance, como sensación orgásmica gozosa y placentera. Os hago yo ahora esa invitación: entrad, lectores, en esta Suma poética y disfrutad de ella intensamente, gozad prolongada y sensualmente, dejaos llevar por los ritmos pausados de esta revelación lírica y soñad el poema y el amor.

José María Paz Gago

EL AUTOR: BASILIO RODRÍGUEZ CAÑADA
Basilio Rodríguez Cañada nació en Navalvillar de Pela (Badajoz).  Gestor cultural, profesor de Comunicación, Edición, Técnicas de Dirección y Creación Literaria; editor (Sial Ediciones y Pigmalión), productor (Pigmalión Edypro), articulista, presidente del PEN Club de España (www.penclub.es), presentador televisivo, africanista, colaborador de diferentes periódicos y revistas así como autor de conocidas antologías (Milenio. Ultimísima Poesía Española). Profesor invitado en prestigiosas universidades españolas y extranjeras. Conferenciante habitual en numerosas instituciones nacionales e internacionales.
También ha realizado varias exposiciones de fotografía y sus obras han sido publicadas en prestigiosos medios especializados.

Ha publicado nueve poemarios y diversas antologías de su obra. Obtuvo el XXX Premio de Poesía «González de Lama» de León por su libro País de sombras. Su obra ha sido traducida al gallego, catalán, portugués, francés, italiano, alemán, inglés, ruso y árabe. Muchos de sus temas han sido musicados y grabados por reputados artistas.

martes, 5 de julio de 2011

Presentación en Teatro Kapital de Suma poética de Basilio Rodríguez Cañada








Queridos amigos:

El próximo jueves 7 de julio de 2011, a partir de las 21:00 horas, Cultura Kapital 2.0 y Pigmalión Edypro tienen el placer de invitarle al cóctel que se celebrará con motivo de la presentación del libro Suma Poética (1983-2007) de Basilio Rodríguez Cañada en el Teatro Kapital (C/. Atocha, 125, 28013 Madrid. Tel.: 91 420 29 06).

Participan:

José Domingo, José María Paz Gago, José Alcalá-Zamora, Ángel Gómez Moreno, Ouka Leele, Andrés Aberasturi, Fernando de Orbaneja, Ramón Irigoyen, David Felipe Arranz, Antonino Nieto, Elena Hidalgo, Luis Pino, Julio Santiago, Miguel Losada, Sol de Diego, Marisol Esteban, David Coll, Emilio Ruiz Barrachina, José Ramón Trujillo, Luis Fanox "El Mecánico del Swing", Maribel Per,
... entre otros invitados especiales.
Durante el acto se servirá un cóctel y habrá múltiples sorpresas que compartir. Os esperamos.

Importante: IMPRESCINDIBLE IMPRIMIR LA INVITACIÓN ADJUNTA Y PRESENTAR EN LA PUERTA.
Pigmalión EdyproC/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda., 28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13. Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: info@pigmalionedypro.es
Facebook: http://es-es.facebook.com/pages/Pigmalión-Edypro/215545351803626



Basilio Rodríguez Cañada nació en Navalvillar de Pela (Badajoz). Gestor cultural, profesor de Comunicación, Edición, Técnicas de Dirección y Creación Literaria; editor (Sial Ediciones y Pigmalión), productor (Pigmalión Edypro), articulista, presidente del PEN Club de España (www.penclub.es), presentador televisivo, africanista, colaborador de diferentes periódicos y revistas así como autor de conocidas antologías (Milenio. Ultimísima Poesía Española). Profesor invitado en prestigiosas universidades españolas y extranjeras. Conferenciante habitual en numerosas instituciones nacionales e internacionales.
También ha realizado varias exposiciones de fotografía y sus obras han sido publicadas en prestigiosos medios especializados.
Ha publicado nueve poemarios y diversas antologías de su obra. Obtuvo el XXX Premio de Poesía «González de Lama» de León por su libro País de sombras. Su obra ha sido traducida al gallego, catalán, portugués, francés, italiano, alemán, inglés, ruso y árabe. Muchos de sus temas han sido musicados y grabados por reputados artistas.

Contacto
Correo electrónico: basilio@basilio.es
Blog: http://editorenvilo.blogspot.com/
Web: http://www.basilio.es/
Facebook: http://es-es.facebook.com/people/Basilio-Rodríguez-Cañada/100000579816615

Suma poética (1983-2007)

Sin duda alguna, la labor de Basilio Rodríguez Cañada como brillante gestor cultural, editor esmerado, hiperactivo urdidor de mil y una empresas culturales, animador de la vida universitaria madrileña, sus responsabilidades en instituciones literarias internacionales como el PEN Club y su actividad incesante como director de grandes o pequeños eventos, como conferenciante de verbo encendido y profesor de raza, nos habían hurtado una obra de creación poética amplia, profunda, multiforme, inspirada y, en no pocas ocasiones, deslumbrante.
En momentos tan mediáticos como estos que vivimos, en una época de excesivo autobombo, narcisismo propagandístico y de tantas y tantas vanidades literarias aplicadas con denuedo a vergonzosas estrategias autopublicitarias, Basilio se olvidaba de sí mismo, de su obra callada pero ingente y palpitante, en crecimiento sostenido pero ocultada intencionadamente, para entregarse a sus escritores, fuesen noveles o consagrados, desconocidos o célebres, olvidados o recordados por obra y gracia de sus entusiastas enseñas editoriales, de sus presentaciones estelares, de sus conversaciones animosas en ese despacho de Bravo Murillo, solemne pero sencillo, testigo de una buena parte de la historia literaria de los últimos veinte años en este país.
A lo largo de un cuarto de siglo, Basilio Rodríguez ha sabido construir y deconstruir una obra poética densa, extensa, intensa. Diversos temas en apariencia y un sólo tema central en realidad: la experiencia de la vida como experiencia amorosa, expresada con todas sus aristas y matices, como goce y como dolor, como seducción o como engaño. En El placer del texto, Roland Bartes invitaba al lector a penetrar en la obra como espacio amoroso de la juissance, como sensación orgásmica gozosa y placentera. Os hago yo ahora esa invitación: entrad, lectores, en esta Suma poética y disfrutad de ella intensamente, gozad prolongada y sensualmente, dejaos llevar por los ritmos pausados de esta revelación lírica y soñad el poema y el amor.

José María Paz Gago